domingo, 29 de marzo de 2009

Polvo de estrellas

Somos polvo de estrellas. Pero algo que suena tan poético tiene su porqué.

Esa frase se le atribuye a Carl Sagan, y en uno de los episodios de Cosmos explica por qué.

Las estrellas están compuestas de hidrogeno, principalmente. En el proceso que genera luz y calor se fusionan átomos de Hidrógeno y se generan átomos de Helio. Con el tiempo, cuando se comienza a acabar el hidrógeno, la estrella comienza su declive, y a partir de la fusion de helio se forma carbono. Después se fusionará el carbono y así hasta llegar al hierro. A partir del hierro la reacción deja de ser exotérmica (aquellas que liberan energía) para ser endotérmica (absorbe energía). Todos esos elementos formados se van al núcleo de la estrella, que al finalizar su vida, si tiene el tamaño adecuado, explotará, arrojando al espacio toda esa materia pesada.

Del cadáver de esas estrellas masivas, esos restos que han lanzado al universo, se forman otras estrellas, y de los elementos pesados de ese cadaver, se forman los planetas, cometas, satélites, etc… y en el caso del sistema solar, el ADN y nosotros.

Es decir, que todo lo que somos, lo que vemos y de lo que formamos parte, está producido por una estrella extinguida.

Es raro pensar que nuestros átomos se formaron en el núcleo de una estrella que no es el sol, ¿no?

2 comentarios hay:

Simone dijo...

Me gusta mucho Carl Sagan porque siendo ciéntífico es capaz de explicar conceptos muy complicados de una manera muy sencilla y, yo diría, que hasta poética.
Además de la frase que mencionas me gusta mucho también esta otra:
"El ser humano es el medio que tiene el universo para conocerse a sí mismo"

yoddah dijo...

Pues aquí hay otra:

"Afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias"