miércoles, 22 de abril de 2009

Los verdaderos piratas

Hay personas que no saben vivir con lo que hacen o con lo que tienen. Tienen que pegarse a alguien como sanguijuelas y chuparles la sangre.

A esos se les cala pronto, y se les suele despegar, aunque a veces hace falta una espátula.

Pero seguirán intentando chuparte la sangre, de una manera o de otra, hoy en día, gracias a internet, incluso a distancia.

Esos parásitos los hay de muchos tipos, pero los peores son aquellos que van de santos.

Se me ocurre así, a bote pronto, un caso de alguien cuya inteligencia parece tan limitada que solo sabe copiar, copiar las estructuras, copiar las ideas, copiar hasta la piedad. Chupa sangre artístico, con ego hipertrofiado y psique atrofiada, baboso mental, cuyo único sistema de supervivencia es la imitación, porque su única neurona enferma no da para más. En realidad es un ser digno de lástima, da pena, pero es tan despreciable que a veces se me olvida. Este es uno de esos momentos.

¿Y como consigue sobrevivir ese guiñapo estafador social? Aprovechándose del encefalograma plano de los pocos acólitos que hipotéticamente puedan rodearle cuya única neurona está más enferma y ocupada que la de él.

No está mal que se cite, no está mal que se reproduzca, lo que está mal es que se copie, atribuyéndose para sí los méritos de otro.

Está muy de moda el término “pirata”. Hoy por hoy, digan lo que digan, un pirata no es el que se baja algo de la mula para uso propio. No es el que alquila un libro en la biblioteca o el que fotocopia una revista. Para mi el pirata es el inútil mental que como no sabe prepararse una página, diseñar un portal, escribir una idea, o crear una canción la copia de otro, y además va de señorito por la vida firmándola como propia. Ese es el verdadero pirata.

Bueno, ya está, ya he escupido las miserias ajenas, así que ya puedo volver a sentir lástima por un ser tan poco agraciado.

3 comentarios hay:

Pilistruski dijo...

Das miedo, te imagino con los ojos inyectados en sangre y soltando espumarajos

yoddah dijo...

juas juas juas juas

Es que a veces te hartas de que un "pringao" se dedique a ponerse medallas con tu trabajo. Ya se que debería darme pena de que no le llegue el coco, y la verdad es que la mayor parte del tiempo es así, pero a veces se me olvida, deja de darme pena, y me permito licencias como en este caso.

A cuidarse

Anónimo dijo...

A mi tb me habías asustado XD

Azu