domingo, 16 de septiembre de 2007

Como NO colgar un espejo

Tienes que colgar un espejo poniendo dos tacos con dos alcayatas a la distancia adecuada para las hembrillas que trae el espejo.

Vas al armario. Coges dos alcayatas. Recoges todo lo que se te ha caido al suelo. Coges dos tacos del 6. Marcas donde debería ir el cuadro.

Vas a por el taladro. Luego vas a por el alargador porque el cable del taladro no llega.

Coges el taladro. Lo enchufas. Te das cuenta de que no has puesto la broca. Vuelves a por la broca. Colocas la broca. Raudo y veloz desenchufas el taladro. Vas por el agua oxigenada. Te desinfectas la herida que te acabas de hacer al poner el taladro en marcha por error mientras colocas la broca. Vuelves a intentar poner la broca. Ya tienes el taladro con la broca puesta. Miras las marcas que has hecho en la pared para hacer los agujeros.

Aprietas el gatillo del taladro y te acercas a la pared con el taladro en marcha. Sueltas el gatillo. Luego tendrás que reparar el agujero y el surco que has hecho por error cuando acercaste el taladro en marcha a la pared.

Acerca el taladro APAGADO a la pared. Coloca la punta de la broca en la marca. Enciende el taladro. Aquello no perfora. Suelta el gatillo. Enciende el percutor. Vuelve a poner en marcha el taladro. Haz el agujero. Busca a oscuras el teléfono del electricista. Vas al cuadro y consigues dar la luz, pero en esa habitación ya no funciona. Tendrás que hacer el otro agujero con linterna. Te acercas. Colocas la broca en el agujero. Ves que el taladro hace un ruido raro al perforar, pero te da igual y aprietas más. Raudo y veloz busca la llave de paso para cerrar el agua, porque como siga saliendo agua de ese agujero vas a inundar a los vecinos de abajo. Busca el teléfono de un fontanero.

Te cambias la venda porque aquello sangra cada vez más.

Al fin ya tienes hechos los agujeros. Vas a por los tacos. Entran con demasiada holgura. ¿Qué broca has usado? Ponía 6. No señor mio, ponía nueve, pero la has mirado al revés.

Bajas a la ferretería a por tacos del 9. Colocas los tacos. Esta vez son los adecuados. Colocas las alcayatas. Son demasiado pequeñas para un taco del 9 (eran para un taco del 6). Bajas a la ferretería a por alcayatas más grandes. Las colocas. El espejo entra mal porque las hembrillas son pequeñas para esas alcayatas. Bajas otra vez a la ferretería. Compras hembrillas más grandes. Intentando poner las hembrillas te cargas el espejo.

Vas a comprar otro espejo y compras alcayatas que valgan para las embrillas del espejo y los tacos del 9. Subes a casa. Colocas las alcayatas. Colocas el espejo. Te queda torcido porque no mediste bien y no usaste el nivel.

Vuelves a medir. Esta vez usas el nivel. Haces otro agujero. Ya taparás el otro cuando arregles el surco que hiciste antes. De paso deberás pintar la habitación. Colocas otro taco del nueve. Cuelgas el espejo… y por fin has acabado la historia.

Médico de urgencia: 90 euros

Electricista: 90 euros

Fontanero: 100 euros

Albañil (el fontanero tuvo que picar la pared): 120 euros

Espejo roto: 120 euros

Pintor: 240 euros

El que cuelgues tú solo el espejo… no tiene precio. Para todo lo demás, mejor llama a alguien que te lo haga o te cargas la casa.

2 comentarios hay:

Aisha dijo...

!que risa he pasado leyendolo!
Me recuerda a alguien que conozco que para colgar un cuadro, acabo atravesando la pared con el taladro, y tambien para poner un enganche de una cortina, se llevo media esquina de la columna ,en otra ocasion para poner un enchufe en la cocina se llevo medio azulejo por no decir varios, y hay mas pero no me acuerdo ahora mismo solo se que ahora se le dice!Mejor no te preocupes que ya se llama al tecnico !Vamos todo un manitas

Emma dijo...

Buenísimo.
Me siento retratado.