viernes, 7 de septiembre de 2007

Rappel en el rocódromo de La Ñora

Solo he hecho rappel una vez en mi vida.

Para el que no lo sepa rappel es bajar por una pared de una montaña atado a una cuerda.

Tenía por aquel entonces 16 años, y me fui de excursión con el club de aire libre que existía donde yo estudiaba. La excursión era para hacer rappel, bajar en escala y algo que llamaban “tirolinas” y no sabía lo que era.

Se requería permiso escrito de los padres, y como no me iban a dejar ni siquiera pedí permiso. Fui mentalizado a ver como los demás hacían rappel y yo me quedaba mirando.

Pero oh! Sorpresa, cuando llegamos allí no pidió nadie el permiso de los padres ni nada, y cuando preguntaron quien era el siguiente el menda se apuntó.

La sensación de desprotección y libertad es única cuando te subes al borde del precipicio con el cinturón puesto y te atas la cuerda de seguridad y enganchas las dos cuerdas con las que vas a bajar.

El tema tenía su historia porque nos contaron (supongo que para meternos miedo y que no hiciéramos la cabra) que el verano anterior se había caido uno y se había despeñado por no ponerse bien el equipo, así que el menda se aseguró de que tenía todo bien puesto y me dispuse a bajar.

Me dijeron que si tenía vértigo no mirase abajo. La verdad es que vértigo no suelo tener así que miré abajo, a los lados, y la sensación más extraordinaria, hacia atrás, y ves toda la inmensidad del espacio que puede ver un pájaro cuando sale a volar del nido.

Al final llegué abajo y entero.

Después de comer vi a que se referían con el tema de “las tirolinas”. Se cuelga una cuerda de un lado de un río, se pasa al otro lado algo más abajo, te pones un cinto de seguridad y bajas por la cuerda. Es muy divertido. Como el tema iba rápido lo pudimos hacer varias veces.

Mereció la pena, y a pesar de tener solo 16 años aún me acuerdo. (Menos mal que no pidieron las autorizaciones, que si no…)

Nunca se lo conté a mis padres.

1 comentarios hay:

Pilistruski dijo...

Debe molar un huevo de paloma el sentirse pájaro, pero con lo cagona q soy, no saldría del nidito,jeje